La cocina (primera parte)

La semana pasada hablábamos del komono, la categoría donde Marie Kondo engloba las subcategorías varias de objetos que hay dentro de una casa y que no son ni ropa, ni libros ni objetos de valor sentimental.

El komono incluye muchas subcategorías y una de ellas son todos los objetos de la cocina. Incluso incluye la comida y los productos de limpieza.

Y dada la importancia que tiene esta estancia de casa, le quisiera dedicar unos cuantos posts.

Source:  pixabay.com

Source: pixabay.com

La cocina es posiblemente uno de los espacios de casa donde pasamos más tiempo y donde guardamos más cosas. Si también tenemos en cuenta que es donde guardamos toda la comida y los productos de limpieza, cocinamos y, en muchos casos, incluso comemos, es importante que haya un cierto orden.

Destina lugares diferentes a las cosas en función del uso que hagas y organiza por categorías:

  • Platos, vasos, tazas

  • Cubiertos y otros utensilios para cocinar

  • Batería de cocina (ollas, cacerolas, sarténes, ..)

  • Tuppers

  • Menaje y textil (servilletas, manteles, paños de cocina, ...)

  • Alimentación

  • Productos de limpieza

En cuanto a los utensilios de cocinar y en todo el menaje, debemos distinguir entre las cosas que utilizamos cada día y las que son de uso más esporádico. Es evidente que no es nada práctico tener la cazuela de hacer el pollo de Navidad junto con la plancha donde hacemos cada día la cena.

Los que sean de uso diario siempre deberán guardarse en los cajones o armarios de más fácil acceso, para que nos sea muy fácil acceder a ellos cuando los necesitamos y para cuando tengamos que volverlos a guardar. Reserva los cajones más bajos o los armarios más altos para aquellos utensilios de uso más esporádico.

La organización dentro de los cajones y armarios se puede hacer siempre utilizando cajas. Pero ahora no salgas corriendo a unos grandes almacén y empieces a comprar cajas como una loca! Os doy algunas ideas de cajas que podéis utilizar y que son mucho más económicas:

  • Cajas de zapatos

  • Cajas grandes de helado vacías

  • Tuppers que ya no tengan tapa

  • Cajas de madera en las que venden las fresas u otras frutas (estas además se pueden pintar y quedan muy bonitas)

  • Otras cajas que tengas por casa y no utilices.

Source: Pinterest

Source: Pinterest

Dentro de los cajones no se ven o sea que no es necesario que sean especiales ni iguales. Pero ayudan mucho a mantener el orden, sobre todo con las cosas pequeñas que suelen esparcirse cada vez que los abrimos o cerramos.

En los armarios, si se han de ver más, poner las que tengáis más bonitas, y en este caso si que recomiendo que sean todas iguales porque el orden dentro del armario es vea lo más uniforme posible.

Para aprovechar al máximo la altura de los armarios (ya que muchas veces perdemos espacio vertical por tener los estantes demasiado separados entre ellos), poned más estanterías o estructuras tipo puente que te hagan ganar un estante.

Y qué hacemos con los muchas veces malditos tuppers??? Guardarlos en un cajón, unos dentro de otros (por eso recomiendo que siempre los compréis cuadrados o rectangulares, porque es más fácil apilarlos y aprovechan más el espacio) y poned un separador, donde al otro lado guardareis las tapas apiladas en vertical.

Source: Pinterest

Source: Pinterest

Todo lo que sea textil (paños de cocina, servilletas, manteles, envoltorios para los bocadillos,…) lo guardaréis dentro de una caja (sin tapa, eh!) y doblado en vertical. Siempre que no apilemos las cosas facilitaremos que se vean y se utilicen (todo lo que queda debajo de un montón de otras cosas, al final lo perdemos de vista y lo dejamos de utilizar).

Pero para que todo esto que os explico quede bien y sea práctico y duradero, es imprescindible que antes de guardar hayáis descartado. Quedaros sólo con las cosas que realmente utilicéis y descartad las que no o todo lo que esté deteriorado. Hacedlo así y tendréis varias sorpresas: seguro que encontráis cosas que ni recordabais que teníais o cosas que tenéis duplicadas o triplicadas y tampoco lo sabíais.

Calculad la cantidad de objetos que necesitáis de cada categoría en función de la gente que seáis en casa: quizás no es necesario tener 20 tazas si sólo sois 3, o un cajón lleno de trapos de cocina cuando a la semana tal vez sólo necesitamos 7 (uno por día).

Source: Spacesquare

Source: Spacesquare

Y por último, libera completamente las superficies de la cocina. Todos los aparatos que tengáis encima (tostadora, exprimidor de zumos, licuadora, ...) guardarlos en un armario donde os sea fácil acceder, si es que son aparatos que utilizáis frecuentemente. Así la cocina se verá mucho más ordenada, tendréis más espacio para trabajar y os será más fácil limpiar.

¿Qué os parece? Os animáis a poner orden en la cocina? Empezad por todos estos consejos y que la próxima semana os hablaré de la despensa !.