El tiempo no me da, La situación me supera

Los tres pasos para ordenar

Como ya sabéis, la mayoría de las ideas que aplico como organizadora profesional siguen la metodología de la gurú japonesa del orden, Marie Kondo.
En su libro más vendido, La magia del orden, describe cuáles son los tres pasos principales para conseguir ordenar tu casa y, según ella (y yo lo suscribo), tu vida.
Siempre recomienda ordenar por categorías, no por ubicación. Es decir: no ordenes toda una habitación de golpe sino que mejor agrupa en un mismo lugar todas las cosas que tengas de la categoría a ordenar. Las cuatro categorías que ella establece son:
1. Ropa
2. Papeles y libros
3. Komono (palabra japonesa para referirse a objetos varios)
4. Recuerdos u objetos de valor sentimental

Propone seguir este orden a la hora de ordenar ya que como uno de los puntos principales de su metodología es descartar aquellas cosas que no nos gustan, cree que empezar descartando ropa es más fácil que empezar descartando objetos que tienen un valor sentimental para nosotros, como pueden ser fotografías o cartas de cuando éramos jóvenes.

 Source:  pixabay.com

Source: pixabay.com

Una vez nos decidimos a ordenar nuestra casa (o cualquier espacio, ya sea un armario, la despensa, el baño, un despacho o simplemente un cajón), tenemos que seguir tres pasos:

1. Agrupar. Hay que poner todas las cosas de la misma categoría en un mismo lugar donde lo podamos ver todo junto. La verdad es que si sobre la cama pones toda la ropa que tienes en el armario o sobre una mesa todos los libros que tienes en casa, te quedas bastante impactado. Como normalmente lo tenemos repartido por diferentes espacios de casa, no nos damos cuenta de la cantidad de ropa, libros u otras cosas que acumulamos. Agrupar en un mismo lugar es la mejor manera que hay para verlo y para empezar el siguiente paso, que es decidir con qué nos quedamos y con qué no.

 Photo by FOX from Pexels

Photo by FOX from Pexels


2. Descartar. Esto es lo de siempre, pero no me cansaré de repetirlo: hay que quedarse sólo con aquellas cosas que nos gustan y las que utilizamos. Todo lo demás se puede descartar (regalar, dar, vender de segunda mano, llevar al punto limpio o tirar). Como lo tendremos todo agrupado en un mismo lugar, descartar será más fácil porque veremos todo lo que tenemos de un simple vistazo. Seguramente nos daremos cuenta de que hay cosas que tenemos repetidas o veremos otras que ni recordábamos que teníamos porque no las utilizamos nunca. Todo esto será lo que más fácilmente decidamos que ya no queremos conservar. El resto será necesario que lo vayamos valorando pieza a pieza.


3. Guardar. Una vez ya sabes con qué te quieres quedar, hay que guardarlo. Este momento también es importante: el de la organización. Es necesario que pienses muy bien donde pondrás cada cosa. Siempre debe ser un lugar más o menos accesible en función del grado de uso de cada objeto. Los que utilices cada día o más a menudo, ponlos en lugares de fácil acceso y que, sobre todo, después también te sea fácil de volver a guardar (sino es cuando empezamos a dejar cosas en cualquier lugar de casa porque nos da pereza volverlas a guardar en su sitio y empezamos a desordenar de nuevo).
Las cosas que utilices más esporádicamente, las puedes poner en zonas más altas de los armarios, en el caso de ropa, en los armarios más bajos, si son utensilios de cocina, o en el garaje si es, por ejemplo material deportivo de temporada (esquís al invierno o tablas de surf en verano).
El orden que decidas en un primer momento no tiene porque ser el definitivo. A medida que vayas utilizando las cosas, decide si te es práctico el lugar donde han decidido guardarlas y si ves que no, cámbialas. Puedes tardar un tiempo antes de que encuentres la organización más adecuada para ti y para tu casa. Pero seguro que al final la encentras.

 Source:  pixabay.com

Source: pixabay.com

Pon en práctica estos tres pasos cada vez que quieras ordenar un espacio de tu casa (o el despacho!) y verás como consigues tenerlo más tiempo ordenado, encontrarás antes las cosas que buscas y te relajarás porque te habrás quitado de encima cosas que no te aportan nada.