Cambio de temporada, El tiempo no me da, La situación me supera

El cambio de armario (primera parte)

Hace muchos días que estoy retrasando este artículo. El del cambio de armario. ¿Supongo que no hace falta decir por que, no? Y no, no voy a tirar de tópico diciendo que el tiempo está loco. El tiempo es lo que debe ser para ser primavera: chubascos, sol, nubes, ahora tengo frío y en cinco minutos hace calor. Pero quizás sí que con nuestra ayuda, está un poco loco.....

 Y como una imagen vale más que mil palabras, aquí os lo dejo....

Y como una imagen vale más que mil palabras, aquí os lo dejo....


En fin. Evidentemente que, con un tiempo tan inestable, cuesta decidirse a hacer el cambio de armario, pero a mí, ver aquellos jerséis de lana y los abrigos gruesos colgados en el perchero ya me molestaba. Me encanta esta época del año en que ya no hay que llevar abrigo y que con una sudadera o chaqueta más delgada, te basta. Guardo los abrigos y el recibidor de casa se ve más grande y luminoso. Perfecto!


Es por eso que hace un par de fines de semana que ya hice el temido (no sé porque la gente lo teme.....) cambio de armario.
En mi caso, como es algo que me gusta hacer, no fué un cambio de armario completo ya que, aunque guardé toda la ropa de pleno invierno (jerseis de lana, pantalones más gruesos, camisetas interiores , pijamas largos, calcetines gruesos, etc ...) aunque dejé algo (camisetas de manga larga, algún jersey, pañuelos para el cuello) para aquellos días en que no sale el sol y vuelve a hacer un poco de frío. Además, la ropa de pleno verano (vestidos cortos, camisetas de tirantes o la ropa de la playa, por ejemplo) aún no lo he sacado. Más adelante, cuando realmente empiece el calor y el frío nos deje, acabaré de ponerlo todo.


El primer y más importante consejo que te daré es que planifiques cuando harás el cambio. Si lo quieres hacer bien, más vale que te reserves tiempo y lo puedas hacer tranquilamente que sino, con las prisas, nos acaba quedando la casa llena de ropa que no sabemos muy bien dónde tiene que ir.


Para empezar recomiendo, al igual que cuando se quiere poner orden en el armario, sacar todo lo que tenemos.

 Source: Enjoy Order

Source: Enjoy Order

De esta manera puedes:

  • Ver todo lo que tienes, sobre todo aquella ropa que quizás quedó detrás y le habías "perdido la pista" durante el invierno. Seguramente será la que descartes porque si no lo has echado de menos es una buena señal de que no te gusta o que no te la pondrás más.
  • Descartar aquellas prendas o zapatos que no te has puesto en todo el invierno y que ahora ves claro que no volverás a usar. O que sí que la has usado pero que ya está muy gastada y no quieres conservar para el próximo invierno.
 
 Source: Enjoy Order

Source: Enjoy Order

20180421_084843.jpg
  • Aprovechar para limpiar los estantes y el interior de los cajones donde siempre, en un lugar u otro, termina acumulándose polvo. No te olvides de pasar el paño por la barra donde colgamos las camisas o vestidos. Allí también queda polvo.
20180421_083941.jpg
  • Repasar el estado de las perchas que tienes y tirar los que estén más vieja o rotas.

Una vez tienes claro qué ropa de invierno quieres volver a guardar, es necesario hacerle también un repaso, sobre todo por el tema de las manchas. Evitarás que en el próximo cambio de temporada la saques sucia. Pero también estaría bien que repasaras los botones que estén un poco flojos y con peligro de caer o si tiene algún descosido que se pueda arreglar.

Como a mí no me gusta nada guardar la ropa sin haberla lavado antes, lo que hago con la ropa de lana es ir acumulándola y el día que veo que hace mucho sol, pongo una (o dos) lavadoras. No se te olviden de las bufandas, pañuelos, gorros y guantes que hayamos utilizado durante el invierno.

Esto lo puedes ir haciendo días antes de la fecha en que hayas pensado hacer el cambio. Así esta ropa ya la tendrás limpia y la podrás guardar el mismo día y no te irá apareciendo ropa de invierno cada vez que pongas una lavadora.


Pues venga, os dejo deberes para esta semana. Id haciendo lavadoras que cuando lo tengas todo limpio te contaré cómo guardarlo.