Cambio de temporada, El tiempo no me da, La situación me supera

El cambio de armario (tercera parte)

Si habéis ido siguiendo el blog sabréis que hace un par de semanas que hablamos del cambio de armario. Primero sacamos y lavamos la ropa de invierno y luego la guardamos en el armario o en cajas.
Esta semana toca, pues, explicar cómo colocar la ropa de verano en el armario (que por cierto, ya tendréis limpio por dentro).

 Photo by  Artem Bali  on  Unsplash

Photo by Artem Bali on Unsplash


Lo primero y principal que haremos, y que ya deberías estar cansados de que os lo diga, será poner encima de la cama toda la ropa que tengáis de verano y descartar aquella que tenéis claro que no os pondréis más. Aunque antes de guardarla al final del verano pasado ya debisteis hacer una selección, seguro que os quedasteis con alguna cosa que dudabais si guardarla o no. Ahora que ya puedes empezar a usarla de nuevo, verás clar si la quieres conservar o no.

Con la ropa que os quedéis encima de la cama, mirad si necesitáis comprar algo. Mirad cuales son las posibles combinaciones que se pueden hacer y comprad sólo aquella o aquellas piezas que os ayuden a multiplicar el número de conjuntos posibles. Es la mejor manera de, a pesar de no tener un armario repleto de ropa, no vernos siempre vestidos igual.

 Photo by Ylanite Koppens from Pexels

Photo by Ylanite Koppens from Pexels


Seguidamente, podéis desplegar las cosas que decidisteis guardar dobladas y hacerles un repaso con la plancha. Pensad que si no lo hacéis ahora, el día que os las queráis poner estarán arrugadas y entonces aún os hará más pereza plancharlas porque seguro que tendréis prisa por marcharos (Ley de Murphy!)


El momento de poner la ropa dentro del armario también necesita unos minutos de reflexión. Haced las siguientes agrupaciones y guardad de manera que os queden a la vista o más a mano las que utilice más:

  • Partes de arriba (jerseis y camisetas).
  • Partes de bajo (pantalones y faldas).
  • Ropa para colgar (chaquetas, abrigos, vestidos).
  • Ropa interior, incluidos los calcetines.
  • Bolsas de mano.
  • Otros accesorios como pañuelos para el cuello, cinturones o sombreros.
  • Ropa de actividades concretas (ropa de deporte, ropa de baño).
  • Zapatos.

Y lo más importante: dobla en vertical !! Este tipo de doblado va muy bien para guardar la ropa en los cajones, ayuda a mantener el orden y facilita encontrar las cosas ya que es mucho más visual. Si en vuestro armario predominan estanterías en lugar de cajones, utilizad cajas para poner la ropa doblada en vertical. También podéis utilizar cajas (más pequeñas en este caso) para colocar la ropa interior y los calcetines en los cajones. Evitareis que se esparzan por todas partes.


En cuanto a las piezas que van colgadas, coloca las más largas en la parte izquierda y las más cortas a la derecha. Y sobre todo !!!!!: las perchas siempre todas iguales y si son estrechas mejor, ya que cabrán más.

 Photo by  Lauren Roberts  on  Unsplash

De este modo, visualmente veréis el armario mucho más ordenado.

Recordad que cuantas menos cosas tengamos dentro del armario será más fácil conservar el orden, saber qué ponernos cada día y todo se verá más ligero y agradable a la vista.

Y eso es todo. Tienes la ropa de invierno guardada y la de verano perfectamente colocada dentro del armario. Buen trabajo. Felicidades !!!!!

enjoy order 13.jpg

Os dejo un carrusel con las fotos que fui tomando el día que hice mi cambio de armario. Espero que os ayuden en el vuestro!