Cambio de temporada, El tiempo no me da, La situación me supera

El cambio de armario (segunda parte)

Si has hecho los deberes de la semana pasada, ahora ya tienes toda la ropa de invierno que quieres guardar para la próxima temporada, seleccionada y limpia. Ahora es el momento de guardarla. En función del espacio del que dispongas en casa, se puede hacer de varias maneras.

 Source: ElMueble

Source: ElMueble


Antes, y aprovechando que tienes el armario vacío y limpio, es recomendable poner algún producto para proteger la ropa de la humedad y las polillas. Los productos anti polillas funcionan, pero a veces dejan un olor dentro del armario no del todo agradable. Si lo prefieres, te puedes decantar por los remedios de toda la vida como saquitos de tela con lavanda, clavos de olor o incluso pieles de naranja o limón.

 Photo by  Léonard Cotte  on  Unsplash

Tener un armario muy grande o un vestidor es ideal porque puedes guardar toda tu ropa en el mismo lugar, por lo que te será muy fácil ya que no tendrás que ir a otros armarios que tengas en casa o buscar cajas donde guardarla . Pon la ropa de fuera de temporada siempre en los estantes más altos y deja los que te quedan a la altura de la vista por la ropa que te estés poniendo ahora.


También debes tener la precaución de dejar a mano ropa de medio tiempo (cazadoras tejanas, jerseys de manga larga más delgados, etc ...) ya que esta lo utilizarás tanto en primavera como en otoño cuando empiece a refrescar. Es un tipo de ropa que no será necesario que muevas de donde la tengas.


Los zapatos, a menos que tengamos un zapatero, siempre los guardaremos en la parte inferior del armario.

 Source: melodijolola.com

Source: melodijolola.com


Si la ropa de fuera de temporada no cabe en el mismo armario, hay quien la guarda en un armario auxiliar en alguna otra habitación de su casa. Aprovecha también ahora que haces el cambio, para vaciarlo y limpiarlo antes de guardar la ropa de invierno.
Y sino, como es mi caso, tengo un mix: un armario auxiliar y cajas encima del armario de la habitación.


Lo que hago es que el armario lo reservo para las piezas de ropa que no me gusta guardar dobladas, sobre todo vestidos un poco delicados, alguna blusa y los abrigos. El resto de mi ropa la doblo y la guardo siempre en cajas que coloco encima del armario. Camisas incluidas.

enjoy order 15.jpg


Hoy en día hay un gran surtido de cajas para almacenar ropa: de cartón, de tela o de plástico, principalmente. En función de donde tengas que guardar las cajas, elige unas u otras. Si las pondrás en la habitación y se verán, te recomiendo las de tela. Siempre son más elegantes y decorativas. Si las tiene dentro de un armario, las de cartón son perfectas. Y si son para poner debajo de la cama, las más prácticas son las de plástico con ruedas, que te facilitan poderlas sacar y guardar.


La ropa, aunque vaya dentro de cajas, se debe guardar con cierto orden (como no ;-)): una caja la reservo para aquella ropa de pleno invierno que no volveré a sacar hasta que empiece a hacer frío de verdad. Allí también pongo las bufandas y los pañuelos, guantes y gorros de lana.

 Photo by Daniel Spase from Pexels

Photo by Daniel Spase from Pexels


El resto de ropa de invierno la distribuyo por categorías en el resto de cajas: una con camisas, camisetas y pantalones y la otra con ropa de andar por casa y ropa de deporte. Pon siempre la ropa que se arruga más encima ya que, aunque cuando la saques tendras que hacer un repaso con la plancha, si está menos arrugada mejor. Si las cajas lo permitan, etiquétalas. De esta manera seguro que siempre sabes qué hay en cada una de ellas de un simple vistazo.


Perfecto! Pues ya tenemos la ropa de invierno guardada. El próximo paso será colocar la de la nueva temporada en el armario.


Hasta la próxima semana.