El tiempo no me da, La situación me supera

Viernes negro....

Como en tantas otras cosas últimamente (véase por ejemplo el día de Halloween), la tradición americana de empezar las compras de Navidad el día después del Día de Acción de Gracias (que supongo que en breve también empezaremos a celebrar con pavo relleno y todo !!), también se ha implantado totalmente en nuestro país.

 Source: Spacesquare

Source: Spacesquare

A ver, no quiero que se me interprete mal: no estoy en contra de poder comprar con descuentos. Evidentemente que si quiero algo y estos días lo puedo encontrar más rebajado, soy la primera que lo compraré.

Lo que no me gusta es que se me imponga y presione para que compre. Lo que era un día de compras con descuento, el Black Friday, ahora ya se alarga a toda una semana. Y el próximo lunes será el Cyber Monday (el día de las rebajas si compras por Internet). Eso sí, para después de días de compras descontroladas nos hemos inventado el Giving Tuesday (que traducido vendría a ser un Martes de Donar), un movimiento global que pretende incentivar la solidaridad y las buenas acciones. Supongo que para limpiar conciencias ...

 Photo by freestocks.org from Pexels

Photo by freestocks.org from Pexels

Toda esta movida de rebajas y descuentos hace que la gente se sienta presionada a empezar a comprar, cuando quizás todavía ni hemos pensado que queremos regalar este año (otro problema importante de hoy en día teniendo en cuenta que todo el mundo tiene de todo). A veces parece que si no compras estos días y lo que ellos te dicen, ya no podrás comprar nada más. Y esto lo único que hace es que acabemos comprando cosas porque sí, sin sentido y que al final ya sabéis donde acabarán: dentro de aquel armario que nos ha costado un año conseguir vaciar de cacharros (seguramente muchos de la Navidad pasada).

Para mí la Navidad está dejando de tener sentido y ha pasado a ser una época simplemente de consumo. Mi idea inicial de hacer regalos con amor (llamadme romántica si quieres), pensados durante unos días para que fueran los más indicados para la persona que los va a recibir, comprados con ilusión y envueltos con todos los detalles, hace tiempo que ha desaparecido.

enjoy order 35.jpeg

¿Qué podemos hacer para redirigir un poco todo esto? Pues mirad, para mí lo más importante es hacer una lista de las cosas que me gustaría regalar. Para evitar tener que pensar todos los regalos en un solo día, durante el año voy anotando ideas que a veces me vienen a la cabeza o veo que podrían gustar a la gente de mi familia. Tengo una nota en el móvil y allí lo apunto, porque se por experiencia propia que si no lo hago así, llega el día y ya no me acuerdo de nada de lo que había pensado.

Si cuando llegan los días de los descuentos veo que puedo aprovecharlos para alguno de los regalos anotados, lo hago. Y sino, lo compro más adelante. Pero siempre intentando no desviarme de lo que tenía pensado. Ver que un producto X tiene una rebaja del 40% puede ser tentador pero: ¿y qué que cueste menos si es algo que no tengo claro que vaya a gustar o que no lo necesita nadie?

Estos días de compras compulsivas, parad, pensad y comprad con la cabeza. No os dejéis llevar por la presión de los "hoy último día de descuento" o "descuento del 50% sólo esta semana". Y si la tentación es muy fuerte: abrid algún armario, recordad que todo lo que hay dentro antes era dinero y reflexionad si lo habéis utilizado en los últimos días o semanas.

 Photo by  Benedikt Geyer  on  Unsplash

Esta semana iré dando consejos de cómo optimizar las compras de Navidad y evitar volver a desbordar casa. Las podréis seguir en el Instagram y Facebook de Enjoy Order.

Feliz semana !!