El tiempo no me da, La situación me supera, Me voy a mudar. Socorro!!

Qué hago con las cosas que ya no quiero?

QUÉ HAGO CON LAS COSAS QUE YA NO QUIERO?

La semana pasada una chica por Instagram me pidió qué le explicara que hacía con las cosas de las que me desprendía en casa (sobretodo todas las que saqué después de hacer el #reto 465).

Me mandó su email y yo no supe recuperarlo (aix!). Pero como muchas veces me habéis preguntado por lo mismo, he decidido dejarlo por escrito. Te lo dedico @silviafumanal!!

Entiendo que cuesta mucho empezar a desprenderse de cosas (aunque te aseguro que se vuelve adictivo y en poco tiempo sólo buscas cosas que te sobren). Pero para cuando empiezas, si sabes que las cosas que sacas de tu casa pueden ser útiles en otro sitio, facilita mucho el desapego.

enjoy order worried.jpg

Photo by Nik Shuliahin on Unsplash

Por cierto, os daré mi opinión y las soluciones que yo he encontrado teniendo en cuenta donde vivo y mi situación particular. Con esto quiero decir que igual no todas las propuestas que os haga se adapten a vosotros. En este caso, tendréis que buscar soluciones alternativas, que además, me encantaría que compartierais con todas nosotras porque igual también nos pueden ser útiles!!.

Además, ya sabéis que saco mi vena ecologista: SIEMPRE que se pueda intentad reutilizar al máximo las cosas. Si vosotros ya no podéis, buscadles una segunda casa. Pensad en la cantidad de recursos que se pueden ahorrar en la fabricación de nuevos juguetes, libros, ropa, etc, si los vuestros son utilizados por otras personas o vosotros usáis los de otros. 

enjoy order baby green planet.jpeg

Empezamos y lo haremos por puntos. Primero trataremos los objetos que están en perfecto estado o incluso nuevos:

·         Cualquier tipo de objeto, ya sean juguetes de los niños, ropa, electrónica, objetos de casa, etc...si creo que puede tener salida, intento venderlo. Yo utilizo Wallapop, pero existen otros portales en Internet. Léelo en mi post Demos una segunda oportunidad a las cosas!!.

Atención que puede ser un arma de doble filo: ¿tú quieres librarte de cosas pero las tienes en casa esperando que alguien las compre? No! Yo les pongo fecha de caducidad: si en X meses (fíjate tu un tope de tiempo en función de cada objeto) no lo he vendido, fuera. Entonces según el objeto que sea, sigue uno de los caminos que describo a continuación.

Los objetos que veo que no voy a poder vender: 

·         Libros de adultos: los que están en buen estado de conservación (que son la mayoría ya que son libros que me regalaron en su momento, que me leí y no me gustaron y, por tanto, llevan años en la librería sin que nadie los toque) los llevo a la biblioteca de mi pueblo. Allí aceptan libros pero tienen su normativa. Consulta en tu biblioteca qué libros aceptan y cuáles no.

Ya te puedo avanzar que la mayoría no quieren enciclopedias de temáticas generales (hoy en día ya tenemos la Wikipedia!), libros técnicos o especializados de más de unos ciertos años (ya que la información que contienen queda obsoleta en poco tiempo), libros de texto (los del cole de los niños) ni revistas. Este tipo de libros yo los tiro directamente al contenedor de papel. Si lo piensas bien, para qué van a servir? Como mucho las revistas, en función del tema, intento encontrar a alguien interesado. Pero sino, a reciclar!

books-book-pages-read-literature-159866.jpeg

·         Libros infantiles, juguetes y disfraces: lo llevo todo al colegio de mis hijos.

Para los libros, allí tienen una biblioteca y bibliotecas de aula. Les doy los libros y ellos mismos se encargan de repartirlos a la clase que les corresponda según la edad recomendada de cada uno.

Con los juguetes y disfraces hacen lo mismo aunque normalmente se quedan en las aulas de los más pequeños o en el teatro, para representaciones que hagan los niños.

Muchas veces me preguntan si no me da pena dar los juguetes de mis hijos. He de confesar que lo que realmente me de pena es ver la habitación de jugar de mis hijos llena de juguetes con los que no juega nadie. Lo que hago es que guardo los más especiales de cuando eran pequeños y el resto los doy. Sólo pensar que 25 niños y niñas los van a ver como juguetes nuevos, que van a jugar a tope con ellos en la clase y que no van a estar guardados en un armario, ya me da motivos de sobras para estar contenta con la donación.  

 Photo by Marina Shatskih from Pexels

Photo by Marina Shatskih from Pexels

·         Ropa de mis hijos: tengo familia y amigas con niños más pequeños que los míos. La ropa que aún está en buenas condiciones se la doy toda a ellas. En su momento también les repartí los objetos típicos de los bebés: cochecito, cuna, sábanas, saca-leches, termos, vajilla de plástico, tronas, sillitas para el coche, maxi-cosi, bla, bla, bla!!

·         Mi ropa: hace un par de años empecé a organizar un “mercadillo” en mi casa con mis amigas. Buscamos un día y todas llevamos la ropa que tenemos en buen estado pero que ya no usamos porque nos hemos cansado de ella. Entonces cada una se queda con la ropa de las otras que más le gusta. Es una buena manera de que tu ropa tenga una segunda oportunidad y tu reestrenas ropa bonita. Me encanta!!

·         Material: en casa siempre acabamos acumulando material variado como libretas sin acabar, bolis, lápices de colores, blocs de notas,…Como mi hija va a un “cau”, todo este tipo de materiales se lo llevo a ellos, que lo utilizan para hacer manualidades.

·         Objetos varios: siempre hago un “llamamiento” en mi familia por si alguien quiere lo que voy a tirar. Colgando las fotos del reto también ha habido gente que me ha pedido cosas que yo ya no quería. Encantada de regalarlo!

Para terminar, os hablo ahora de los objetos que ya no están para vender, regalar o donar:

·         Todo lo que sea ropa, lo llevo a los contenedores de Humana que hay en mi pueblo. Si en el tuyo no hay, seguro que en la Deixalleria (Punto Limpio) tienen alguno. En el colegio de mis hijos, puntualmente también hacen campañas para recoger ropa para ONG’s. Cuando se que falta poco para que nos pidan ropa, la que voy separando porque no les va, la guardo para tenerla cuando nos la pidan.

·         Aparatos electrónicos, pequeños electrodomésticos, CD y DVD que no funcionan: todos a la Deixalleria (Punto Limpio).

 Photo by  Nik Shuliahin  on  Unsplash

Photo by Nik Shuliahin on Unsplash

·         Libros de texto, apuntes de cursos varios o libretas antiguas: como la mayoría de cosas ya están obsoletas, todo lo que sea papel va al contenedor azul. Con esto no tengo piedad: guardo los trabajos más representativos y lo demás lo tiro. Con tres niños en casa es imposible guardarlo todo.

Y para ir terminando y más en general, sé que en Caritas y en diferentes ONG’s aceptan muchas cosas. Sería interesante que mirarais en vuestro pueblo si hay alguna y preguntad qué os aceptan, por si alguna de las cosas que queréis sacar de casa no tenéis claro donde la podéis llevar.

Espero que esta información os sea útil y que os ayude a desprenderos de cosas. Tanto vosotros como vuestras casas ganareis una sensación de tranquilidad y ligereza total!! Os recomiendo la experiencia! Y la gente que pueda dar una segunda oportunidad a vuestros objetos, también os lo agradecerá!

 Photo by freestockpro.com from Pexels

Photo by freestockpro.com from Pexels