La situación me supera, Cambio de temporada, No se qué ponerme

El universo paralelo de los calcetines

 

Aunque a mí me gustan más los post en los que os cuento cosas que os hagan reflexionar, ante el aluvión de preguntas que he recibido respecto como no “perder” calcetines después de la colada, me veo en la obligación de dar respuesta al tema (no dejes de leer: el truco definitivo está al final del post!!).

 

A ver, os pongo en situación: pones la colada, la tiendes, se seca y empiezas a doblar prendas. Pero….ooohh! Sorpresa!! Siempre quedan uno o dos calcetines desaparejados. ¿Dónde están los calcetines que faltan? Existen varias hipótesis al respecto:

·         La gore: es la que predica que la lavadora se los ha comido. La descarto directamente. Las lavadoras no necesitan calcetines para alimentarse.

·         La organizada: es la que sostiene que los calcetines desaparecen antes de hacer la colada y por eso recomiendan trucos como enganchar las parejas de calcetines con pinzas antes de lavarlos. La idea no es mala pero si en casa viven 5 personas (como es mi caso), a la semana acabas lavando 70 calcetines. Sinceramente, no tengo ni tiempo ni paciencia de aparejarlos todos antes de lavarlos!! Además: ¿dónde guardo las 35 pinzas que necesito?

·         La práctica: esta hipótesis, igual que la anterior, afirma que los calcetines se pierden antes de lavarlos. La solución que propone, y que es de las que más me han gustado, es poner una bolsa de ropa (de las que se usan para lavar las prendas delicadas) al lado del cesto de la ropa sucia y que todos en casa pongan sus calcetines sucios en la bolsa. Cuando está llena va directamente a la lavadora. Es una buena idea pero requiere de la colaboración de todos y aquí es dónde le veo el punto débil: a mí, en casa, ya me cuesta que toda la ropa sucia vaya al cubo y que no se quede esparcida por todas partes (igual soy yo la que hago alguna cosa mal, lo admito, pero como creo que alguien más tendrá el mismo problema, me gusta facilitar las cosas al máximo). Por eso veo complicado que todos cumplan y pongan sus calcetines en la bolsa, por lo que el resultado al final sería el de siempre: calcetines perdidos.

·         La de “abre la mente”: esta es la mía. Os cuento: después de varios años de crear hipótesis, experimentar y ver los resultados, mi conclusión es que siempre damos por hecho que si unimos los calcetines antes de lavarlos, no se van a perder las parejas, pero….y si ya están perdidas antes de lavarlos!!!!???? Como pasa en los mejores experimentos, encontré la solución al problema de casualidad: tengo los cubos de la ropa sucia en un armario y un día, al querer poner unas prendas, una se quedó entre el cubo y la pared del armario. Cuando lo moví para recuperarla….sorpresa!!!: había 3 calcetines desaparejados que hacía tiempo que buscaba!! Supongo que alguien en casa un día tiró la ropa sucia al cubo demasiado deprisa y se le fueron detrás, transportándolos temporalmente a ese mundo paralelo, y que tantos debates abre entre los fans del orden, de los calcetines desaparejados!!! Aquí fue cuando demostré que: 1. La lavadora no se los había comido. 2. No me hubiera funcionado ni las pinzas ni la bolsa porque los calcetines ya estaban desaparejados antes de llegar a la lavadora.

 

(Para los que han aguantado hasta aquí, o los que habéis venido a los 2 segundos después de leer que al final está el truco guay, aquí os dejo el que para mí fue el truco definitivo para encontrar calcetines desparejados).

Des de ese momento empecé a hacerlo diferente: pongo los calcetines a lavar sin ningún “tratamiento” previo. Cuando los doblo, si veo que hay alguno sin su pareja, lo dejo igualmente en el cajón del propietario. Atención a este punto que aquí está el truco: he leído en algún sitio que hay gente que los desaparejados los pone todos en un mismo sitio hasta que sale la pareja. No lo recomiendo para nada!!! Haciéndolo así al final los tendrás todos mezclados y las probabilidades de perderlos son mayores. ¿Cómo se debe hacer?: pon el calcetín en el cajón de su propietario y espera. Seguro que en las próximas coladas te sale el otro calcetín. Cuando vayas a guardarlo al cajón correspondiente, dentro encontrarás a su pareja esperándolo!!! Truco con final feliz. Me encanta!!!!

 

Vale, vale! Seguro que muchas pensáis: y si no sale???

Pues por si no sale, tengo multitud de otros trucos a parte del de mirar detrás del cubo de la ropa sucia (y te aseguro que los he experimentado todos!):

·         Mira debajo de la cama.

·         Mira debajo del sofá.

·         Mira en las bolsas de deporte.

·         Y el que más gusta: mira en los otros cajones de calcetines (siempre hay quien se despista a la hora de guardar la ropa y pone las cosas en el cajón en el que no toca!).

 

Seguro que en cualquiera de estos espacios vas a encontrar las parejas de los calcetines que se han quedado temporalmente solos.

 

Vale, vale, vale!!! Seguro que aún hay algunas que pensáis: y si continua sin salir???

Pues incluso llegados a este extremo, hay soluciones posibles para aplicar:

1.       Para cada miembro de la familia intento comprar calcetines iguales o muy similares (sobre todo los de deporte que son los que se usan más en casa). Cuando uno queda definitivamente viudo, lo dejo igualmente en el cajón a la espera de que otro enviude (ya sea porque su pareja se ha perdido definitivamente o porque se ha agujereado). De esta manera de dos pares hago uno.

2.       Y la segunda opción, que algunas la encontrareis “extrema” pero que yo descubrí que a mis hijos pequeños les encanta, es ponerles directamente dos calcetines diferentes! Hahaha!! Yo os lo he dicho: es cuestión de abrir la mente! ;-)