Cambio de temporada, La situación me supera, Me voy a mudar. Socorro!!, No se qué ponerme, Situaciones inesperadas, Extras..., El tiempo no me da

Como evitar llevar el bolso muy cargado

¿No te ha pasado nunca que cuando llegas a casa y dejas el bolso te das cuenta de que te duele el hombro de cargarlo?

fashion-glasses-go-pro-female-158009.jpeg

A mí también me pasaba. Cuando me daba cuenta que pesaba demasiado, hacía "limpieza" y listo. No te puedes imaginar la de cosas que salían de allí dentro: móviles (particular y de trabajo), auriculares para escuchar música, libro para leer en el tren, monedero (lleno de papeles, tickets de compra, miles de tarjetas varias, monedas, fotos, ...), botellas de agua (llenas y vacías), paquetes de pañuelos de papel (llenos, medio llenos y vacíos), mini-neceser, bolígrafos (2, 3 ,4 …hasta 5!), libretitas para notas, bolsa de tela para cargar la compra, objetos varios de mis hijos, algo para comer, chicles, caramelos de menta, montones de papeles, envoltorios y cosas que por no tirar al suelo dejas dentro del bolso... .la lista era larguísima y el peso era proporcional a su longitud.

Lo vaciaba pero al cabo de un tiempo, lo volvía a llevar demasiado lleno.

fashion-glasses-go-pro-female-163033.jpeg

Al final, cansada de que periódicamente tuviera que hacer limpieza y cansada del dolor en el hombro, pensé que necesitaba un sistema para evitar acumular sistemáticamente cosas en el bolso.

Recordando un documental que vi de en Killian Jornet, en que decía que cuando salía a la montaña revisaba mucho lo que ponía en la mochila para poder reducir cualquier peso extra ya que para él era muy importante, pensé que lo que necesitaba era tener claro qué llevaba en cada momento.

Es por eso que me idee un sistema: dejé una caja en el comedor y cada día, cuando llegaba a casa, sacaba todo lo que llevaba en el bolso y lo ponía en la caja. A la mañana ponía en el bolso lo que creía que necesitaría y listos.

Puede parecer una tontería pero de este modo conseguí no ir tan cargada ya que, al ver lo que ponía dentro, evitaba coger cosas que sabía que no utilizaría en ese momento. Por ejemplo: si ese día iba a trabajar en coche, ya no cogía el libro para leer en el tren ni los auriculares para escuchar música. Si no tenía que estar con los niños, no cogía el mini-neceser con las tiritas, pomadas para golpes, crema para las picaduras de mosquito, etc.

stil-243522.jpg

Photo by STIL on Unsplash

También evité que se me olvidaran cosas dentro. Una vez cargué durante un par de días una botella de champú. Cuando llegué a casa me olvidé de que la había comprado y estuvo dentro del bolso dos días. Como era un bolso grande, quedó en el fondo y ni la veía!

Al final, al cabo de un tiempo de hacerlo así, me di cuenta que siempre cogía las mismas cosas: móvil, monedero, tarjetero, bolsa de ropa para la compra, pañuelos de papel y libreta para notas.

Con mi afán de reducir aún más, dividí las tarjetas en dos tarjeteros: uno para las imprescindibles (DNI, tarjeta de crédito, carnet de conducir y CATSalut) y el otro para las tarjetas de uso esporádico (tarjeta cliente de varias tiendas, carnés de la biblioteca de mis hijos, tarjeta de mutua médica, etc...) que sólo cojo cuando las necesito. También volví a la costumbre de utilizar pañuelos de tela, dejando los múltiples paquetes de pañuelos de papel comenzados que llevaba en la caja. Y finalmente empecé a usar una aplicación del móvil para tomar notas y me olvidé de la libreta.

pexels-photo-167703 (2).jpeg

El resultado es que ahora voy con un bolso muy pequeño. Llevo justo lo que necesito y no he tenido más dolor en el hombro.